Publicado: 28 de Agosto de 2017

Las vacaciones van llegando a su fin y son muchos los que después de la “operación salida” comienzan la “operación retorno”, tanto si has hecho muchos kilómetros como menos, es necesario tener en cuenta cómo cuidar tu automóvil después del verano. 

Puesto que el cambio de clima al recorrer largas distancias, las altas o bajas temperaturas que afectan al coche, los vientos en tierra o playa que afectan a la carrocería y la afluencia de tráfico, hacen que el coche sufra y que necesite una revisión para una conducción segura de vuelta a la “normalidad”. 

Por estos motivos, es necesario tener en cuenta: 

- Revisión de Kilometraje y las luces ( ver los kilómetros recorridos y así saber cuáles son los próximos restantes para realizar el próximo servicio en agencia y tener en cuenta el habitáculo de las luces que este en buen estado y no de ningún fallo o problema en el automóvil). 

- Inspeccionar los neumáticos (revisar el estado de los neumáticos, debido a que dependiendo de los terrenos transitados se puede producir desgaste y hasta deformidades en las llantas)

- Limpiar el interior y el exterior del auto (debido a los cambios de clima y los daños que sufre la carrocería, es necesario llevar el vehículo a un autolavado y así quitar el exceso con sustancias especiales y de la misma manera tener en cuenta la limpieza interna, debido a que se han podido derramar sustancias dentro del auto, así como subir y bajar distintos pasajeros que introduzcan basura). 

- Revisar los líquidos (revisa los líquidos para darte cuenta de posibles fugas producidas durante el viaje). 

- Inspección mecánica (para revisar en profundidad no solo los aspectos relacionados con el motor, sino también los frenos, las luces y los sistemas de seguridad y entretenimiento).

En resumen, lo mejor es una revisión general del estado coche, lo que conllevara una  puesta a punto de nuestro automóvil para el próximo cambio de estación.